Sobre la transformación del Comercio Internacional

internationaal-handelsconcept-met-plat-ontwerp_23-2147854428

Es preciso buscar un nuevo multilateralismo comercial que responda a la aparición de nuevos protagonistas, la proliferación de acuerdos preferenciales y el incremento de barreras no arancelarias.

El comercio es una de las manifestaciones de la globalización, con sus efectos positivos, pero también con sus desventajas. En la actualidad es evidente que las fuerzas del mercado no bastan por sí solas para hacer llegar a todos los beneficios de la globalización, y que tenemos que elaborar instrumentos para encauzarla, asegurándonos de que tanto los países avanzados como los países en desarrollo se beneficien de ella por igual, y de que se atienda debidamente a quienes en nuestras sociedades se ven afectados por las transformaciones que trae consigo.

Uno de los instrumentos para encauzar la globalización es el sistema multilateral de comercio: la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la ronda de negociaciones iniciada en 2001 en Doha. Su propósito es reequilibrar el sistema mundial de comercio en favor de los países en desarrollo, mediante una mayor apertura de los mercados y nuevas formas comerciales adaptadas a la cambiante realidad del mundo en el siglo XXI.

Esta nueva realidad es multipolar. La topografía del mundo ha cambiado y la simple ecuación Norte-Sur ya no basta para explicar la complejidad de la situación económica actual. La emergencia de un gran número de países en desarrollo como protagonistas y auténticos contribuyentes al diálogo mundial sobre el comercio y la economía es un rasgo fundamental de esta nueva realidad geopolítica. Esas potencias emergentes, como China, India, Brasil, México, Indonesia, Malaisia o Suráfrica influyen cada vez más en la estructura y el alcance del comercio mundial, creando nuevas presiones de oferta y demanda y haciendo valer su influencia en las organizaciones internacionales. Basta mirar la evolución del comercio de mercancías entre los países en desarrollo, que ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años y con mucha más rapidez que el comercio Norte-Sur. Si hace años el comercio Norte-Norte representaba alrededor del 60 por cien mundial, para 2020 se espera que represente alrededor de un tercio. Entretanto, el comercio entre países en desarrollo que hace 20 años apenas alcanzaba el 10 por cien del total mundial, se espera que alcance un tercio en 2020.

Los estudios también han confirmado un aumento del comercio intrarregional. A medida que la OMC y su predecesor, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), han ido evolucionando, los Miembros de la OMC han concluido innumerables Acuerdos Comerciales Preferenciales (ACP). En 1948, cuando nació el GATT, los acuerdos regionales se consideraban excepcionales. De hecho, no llegó a ser preferencial una parte significativa del comercio mundial hasta el comienzo del proceso de integración europeo, en la década de los cincuenta. El gran incremento del número de estos acuerdos llegó en los años noventa. Actualmente contabilizamos casi 400 ACP en vigor, y cada miembro de la OMC es parte en 13 acuerdos diferentes.

Un comercio intrarregional más intenso puede deberse a  una reacción frente a la disminución de la demanda, o al temor a la exclusión cuando los países competidores disponen de un mejor acceso a los mercados que les interesan. Puede ser también una póliza de seguro contra un posible proteccionismo futuro ante el estancamiento de la Ronda de Doha o servir como faro para atraer la inversión extranjera, incluso ser un vehículo para la consolidación de las políticas a nivel nacional, pues se utiliza una obligación internacional para que resulte más difícil a los sectores interesados nacionales ejercer una influencia en la política comercial.

Hay quienes señalan, sin embargo, que el creciente regionalismo constituye un peligro para el multilateralismo, el libre comercio y, en definitiva, el bienestar de la comunidad internacional. En realidad, el multilateralismo se contrapone al proteccionismo, no al regionalismo. Aunque pueda parecer contradictorio, ya que por su propia naturaleza los acuerdos regionales son discriminatorios y se apartan del principio de la “nación más favorecida”, la piedra angular del sistema multilateral de comercio, en muchas ocasiones estos acuerdos pueden servir de apoyo al sistema multilateral de comercio de la OMC e incluso contribuir a reforzarlo. De hecho, estos acuerdos han permitido que algunos grupos de países negociaran normas y compromisos que iban más allá de lo que era posible multilateralmente en aquel entonces. Algunas de esas normas prepararon el camino para los acuerdos de la OMC. Los servicios, la propiedad intelectual, las normas ambientales y las políticas en materia de inversiones y competencia son cuestiones todas ellas que se plantearon en negociaciones regionales y se convirtieron después en acuerdos o cuestiones de debate en la OMC.

El GATT y ahora la OMC reconocen el derecho condicional de los Miembros a concertar acuerdos regionales y, si fuera necesario, a dejar de lado algunas de las obligaciones que les corresponden en el marco de la OMC. La organización impone tres tipos de condiciones sustantivas para garantizar que los acuerdos regionales sean compatibles con sus normas. En primer lugar, las condiciones que se refieren a las repercusiones generales de los acuerdos regionales en otros Miembros: existe la obligación de no crear barreras al comercio con terceros. En segundo lugar, lo que se denomina “requisito externo”: es decir, un acuerdo de libre comercio no puede traducirse en derechos de importación más elevados para sus Miembros, mientras que una unión aduanera tiene que armonizar las políticas de comercio exterior de sus Miembros y compensar, en consecuencia, a los afectados que no sean parte en dicho acuerdo. En tercer lugar, por lo que se refiere a la “dimensión interna” de los acuerdos regionales, deben eliminarse gradualmente los aranceles y las demás reglamentaciones comerciales restrictivas con respecto a lo “esencial” de los intercambios comerciales.

Por consiguiente, es evidente que la OMC autoriza los acuerdos regionales cuya aplicación no cree situaciones en las que los Miembros que no sean parte en dicho acuerdo deban “pagar el precio” de las preferencias internas. Dicho de otro modo, la integración regional no debe amenazar el sistema multilateral de comercio, sino complementarlo.

Ahora bien, la realidad muestra que muchos de los acuerdos de cooperación denominados regionales no lo son en modo alguno, puesto que abarcan varias regiones. Estos acuerdos son cada vez más complejos e incluyen pactos entre regiones a la vez que entre países o dentro de las regiones. La cuestión de si contribuyen a fomentar el comercio o a desviarlo ha dejado de ser importante. Hoy resulta difícil encontrar muchos casos en que los países hayan concluido este tipo de acuerdos para obtener preferencias arancelarias. De hecho, únicamente el 16 por cien del comercio mundial tiene lugar en la actualidad sobre la base de preferencias positivas en el marco de los ACP. La apertura comercial tanto unilateral, bilateral como multilateral de las últimas décadas, ha reducido los aranceles aplicados en el comercio internacional alrededor del cinco por cien. Los aranceles, como las estrellas que se van apagando, están dejando de ser una barrera al comercio.

Entretanto, son las medidas no arancelarias las que se están erigiendo en obstáculos al comercio. Ya se trate de normas técnicas, de certificación de la conformidad, de prescripciones en materia de salud y seguridad o de reglamentación sobre los servicios, estas nuevas trabas al comercio son más difíciles de reglamentar a nivel global, dado que una gran parte de ellas se basan en preferencias sociales, en valores locales o en especificidades comunales. De hecho, muchas no tienen intención proteccionista: buscan más bien proteger al consumidor que al productor.

Estas nuevas medidas no arancelarias cobran un nuevo significado dados los cambios en la forma en que se organiza la producción a nivel internacional y en particular al aumento de las cadenas de producción mundiales. Si en el pasado el comercio suponía el intercambio de un producto o de un servicio enteramente producido en un país hoy, el comercio es cada vez más el resultado de la fragmentación del proceso de producción a través de diversos países y a menudo incluso a través de varios continentes. En la actualidad, alrededor del 60 por cien del comercio de mercancías son productos intermedios. Más aún, el 40 por cien de lo que los países exportan son insumos importados. Ello significa que, para ser un exportador competitivo, hay que ser un gran importador. ¡Y es que el mercantilismo ha muerto!

Para prosperar, esas cadenas de producción requieren un marco reglamentario que dé más protección a los inversores, mejore los servicios de infraestructura, aumente la libertad de circulación del personal empresarial, proteja los derechos de propiedad intelectual y facilite el comercio. Los servicios cumplen un papel cada vez más importante en el buen funcionamiento de estas cadenas de producción.

Una gran parte de la demanda de gobernanza en estas esferas normativas se satisface hoy mediante la conclusión de acuerdos preferenciales. Y es aquí donde no podemos ignorar las dificultades que en ocasiones generan los ACP profundos en el ámbito reglamentario. El nuevo desafío que plantean los ACP al sistema multilateral de comercio tiene que ver con la segmentación del mercado, porque los sistemas regulatorios, que suelen divergir, tienen ahora más importancia en los flujos de comercio que los aranceles. El hecho de que los productos intermedios tengan que cruzar en múltiples ocasiones las fronteras de los países que participan en las cadenas de valor significa que se multiplicará el coste de las restricciones al comercio. No bastará con que los aranceles sean bajos sino que los regímenes de reglamentación deberán ser compatibles para garantizar el funcionamiento eficaz de estas cadenas de valor. Asegurar esta convergencia de la reglamentación es crucial dado el aumento del peso de las medidas no arancelarias.

Esta convergencia es precisamente una de las recomendaciones del Grupo de Reflexión sobre Futuro del Comercio que establecí en 2012 y que a mediados de abril de 2013 ha presentado sus conclusiones. Si se quiere evitar una fragmentación del sistema comercial global, hay que buscar una mayor convergencia entre las reglas del comercio mundial y las normas, reglas y políticas que resulten de otros ámbitos de la economía.

En la medida en que los ACP estén motivados por el deseo de lograr una mayor integración, y no una segmentación del mercado, el papel de la OMC podría consistir en promover la coherencia entre regímenes reglamentarios divergentes, pero no en competencia, que causan en la práctica fragmentación geográfica y aumentan los costes del comercio. Necesitamos promover un entorno comercial estable y sólido, en el que el enfoque preferencial y el multilateral se apoyen mutuamente.

El panorama comercial mundial es muy diferente del que era hace tan solo 15 años. La aparición de nuevos protagonistas, la proliferación de acuerdos preferenciales, el incremento del comercio mundial de productos intermedios, la expansión de las cadenas de producción globales y el aumento de las medidas no arancelarias ponen de manifiesto que hay que buscar un nuevo multilateralismo comercial.

Y es que pese a la desaceleración económica mundial, el comercio sigue siendo un sector vibrante que ofrece numerosas oportunidades de crecimiento, creación de empleo y reducción de la pobreza. Ofrece, de hecho, una fuente fiscalmente responsable de crecimiento para muchos países que hoy tienen graves dificultades en estimular sus economías dado su alto nivel de endeudamiento. Por eso, lo último que necesita la economía mundial en estos momentos es caer en prácticas proteccionistas y políticas orientadas al mercado interno que no harán más que agravar los problemas mundiales. Dada la rápida evolución de la estructura del comercio mundial, las restricciones a la importación se traducirían inevitablemente en una reducción de la competitividad de las exportaciones. Necesitamos con urgencia que todos los gobiernos renueven y refuercen su compromiso de revitalizar el sistema multilateral de comercio, a fin de restablecer la certidumbre económica.

De lo anterior queda claro que el sistema comercial multilateral tiene grandes y difíciles desafíos de futuro, para seguir siendo garante de que el comercio internacional se realice de manera leal, justa y ordenada.

Pero la OMC también afronta un desafío más acuciante a corto plazo: demostrar que a pesar de las dificultades de concluir la Ronda de Doha, sigue siendo capaz de crear reglas comerciales globales. Si bien es difícil imaginar un acuerdo entre los 159 Miembros de la OMC sobre los 20 temas incluidos en la Ronda de Doha en el corto plazo, todavía existe la posibilidad de avanzar en algunas esferas importantes, y esa posibilidad no debería desaprovecharse. Una de ellas, en la que se están logrando progresos y que está estrechamente vinculada a muchas de las cuestiones mencionadas, como las cadenas de valor y las medidas no arancelarias, es la facilitación del comercio. La reducción de los obstáculos y trabas aduaneras supone hoy alrededor de un 10 por cien del valor del comercio mundial. Un acuerdo sobre facilitación de comercio en la OMC podría reducir este monto a la mitad. Se trata de miles de millones de ahorro para los operadores económicos, y sobre todo para las pequeñas y medianas empresas que conforman una parte importante del tejido de muchos de nuestros países. Un acuerdo en este asunto mostraría la capacidad de la OMC de seguir produciendo reglas comerciales globales adaptadas a las necesidades de nuestro tiempo.

Confío que en la Novena Conferencia Ministerial de la OMC, que se celebrará en diciembre de este año en Bali, se logren resultados concretos que fortalezcan el sistema multilateral de comercio. Necesitamos establecer unas bases institucionales sólidas que permitan afrontar los nuevos desafíos de una globalización que debe basarse necesariamente en el multilateralismo.

¡Nos vemos en proximas entradas!

Anuncios
Publicado en Opinión

Citas imprescindibles 126

Miguel Angel

“Si la gente supiera lo duro que trabajé para conseguir mi maestría, no le parecería maravillosa en absoluto.”

Miguel Ángel 1475 – 1564

Publicado en Citas, Opinión

La evolución del Marketing Digital

marketing-digital

Si todavía no tienes claro qué es el Marketing Digital, hoy te lo explicamos.

El Marketing Digital es esencial para tu negocio. Conocer qué es, sus principales canales y sus ventajas te ayudarán a diseñar las mejores estrategias o a confiar en una agencia para que lleve todas las acciones relacionadas con el medio online.

El Marketing Digital (o Marketing Online) es un conjunto de técnicas de marketing que se ejecutan en medios y canales de internet.

Se trata de aprovechar al máximo los recursos y oportunidades online para potenciar un negocio o marca de manera eficiente.

Es decir, el Marketing Digital es un sistema para vender productos y servicios a un target específico que utiliza Internet mediante canales y herramientas online de forma estratégica y congruente con la estrategia general de Marketing de la empresa.

Webs, aplicaciones móviles, Redes Sociales, blogs, buscadores online, publicidad en Google, publicidad en los social media, email marketing, plataformas de vídeo, foros, etc. Todos estos canales forman parte del mundo del Marketing Online. Del mundo de la Web 2.0.

El Marketing Digital lleva aplicándose desde los años 90 para trasladar las técnicas de los medios offline al universo digital.

Pasamos de la Web 1.0 a la Web 2.0

Como es sabido, el Marketing Online actual se basa en la Web 2.0. Pero, ¿qué es esta Web 2.0 y en qué se diferencia de la Web 1.0?

Veámoslo.

Al principio, el Marketing Digital se basaba en la Web 1.0, la web (entendida como el conjunto amplio de Internet), unidireccional. Es decir, no se distanciaba de los medios offline tradicionales.

Una empresa (o persona) tenía una web como escaparate de sus productos. El emisor emitía un mensaje y aquí se acababa la comunicación. No había bidireccionalidad. No había comunidad online.

Sin embargo, en pocos años llegó la revolución en Internet y, gracias a un frenético desarrollo tecnológico, llegamos a la Web 2.0. Llegamos al Marketing Digital 2.0.

La Web 2.0 es bidireccional. Es creadora de comunidad. Es colaborativa. Ya no existen las figuras del emisor y receptor: todo el mundo puede ser ambos al mismo tiempo. El feedback es el gran protagonista de la Web 2.0.

Canales del Marketing Online

Existen muchos canales y herramientas online donde se pueden aplicar estrategias, técnicas y tácticas de Marketing Digital:

  • Web o blog: mediante estrategias de contenido, de marketing de afiliados, de inbound marketing, etc.
  • Social Media Marketing (SMM): las Redes Sociales son canales extremadamente efectivos para las marcas.
  • Email Marketing: el email es el canal que tiene el ROI (retorno de la inversión) más elevado. Una buena estrategia en Email Marketing puede aportarte muchísimas ventas.
  • Search Engine Optimization (SEO): aumentar el posicionamiento web de una web hará que aparezca en los primeros puestos de los buscadores. De esta manera, la oportunidad de recibir más visitas de calidad, aumenta considerablemente.
  • Search Engine Marketing (SEM):  campañas de publicidad online, tanto en Redes Sociales, buscadores u otras webs, blogs, foros con banners o vídeos.
  • Plataformas de vídeo: plataformas como YouTube o Vimeo.

Ventajas del Marketing Digital para tu negocio

Como supongo que ya te habrás dado cuenta, el Marketing Digital tiene muchísimas ventajas que no tiene el marketing tradicional.

Es una apuesta segura para conseguir mayor crecimiento, mejorar el posicionamiento y ampliar la difusión de nuestra comunicación.

Vamos a ver las ventajas principales del Marketing Digital:

  • Los costes son mucho más asequibles comparados con los canales del marketing tradicional.
  • Total capacidad de control y corrección de las campañas a tiempo real. Si no funciona, puedes parar cualquier campaña sin tener que gastar todo el presupuesto destinado.
  • Gran capacidad de medición y análisis de todos los aspectos de la campaña.
  • Gran segmentación del mercado de la marca para enfocar todos los esfuerzos al público objetivo al que queremos llegar (y no a un número muy elevado como ocurre con los medios tradicionales).
  • Oportunidad de testear y probar todas las estrategias.
  • No existe una limitación geográfica.
  • Existe un feedback directo con el consumidor.
  • Se puede ofrecer un servicio de atención al cliente de gran calidad e instantáneo.
  • Accesibilidad a la marca las 24 horas del día.

El Marketing Digital nos permite llegar a nuestro público objetivo de manera más económica y sencilla. Dispone de canales, herramientas y recursos esenciales para mejorar la estrategia de comunicación de una marca.

¡Nos vemos en proximas entradas!

Publicado en Herramientas, Tecnologías

Citas imprescindibles 125

Platon

“Nadie es más odiado que aquel que dice la verdad.”

Platón 427 a.C. – 347 a.C.

Publicado en Citas, Opinión, Vivencias

Team Building y sus ventajas

Teambuilding

¿Qué es el team building y cómo ayuda a la productividad de las empresas?

De un tiempo a esta parte, cada vez son más las empresas que destinan parte de su tiempo y presupuesto al denominado “team building”, una práctica que mejora la productividad y la actitud de un equipo de trabajo.

Se trata de organizar actividades para fomentar el trabajo en equipo y la cohesión entre los trabajadores con el objetivo de mejorar la coordinación entre ellos y la relación con la empresa.

Este tipo de reuniones y eventos se organizan generalmente fuera de los horarios laborales para transmitir la sensación de tratarse de jornadas de ocio y tiempo libre compartidas con los compañeros. De esta forma no sólo no se pierden horas de trabajo sino que se incentiva a los empleados con actividades de ocio originales que, muy probablemente, ellos no practicarían en su vida personal.

Qué esperar de las actividades del team building

Los objetivos del team building se centran en la mejora de la comunicación personal entre los trabajadores, fomentar una actitud positiva entre ellos y para con la organización y, especialmente, incrementar el sentimiento de pertenencia a la empresa así como potenciar determinados rasgos de liderazgo entre algunos de los miembros participantes como el feedback y la capacidad de coordinar y escuchar.

Los buenos resultados conseguidos por importantes corporaciones gracias a la organización continuada de estas reuniones de trabajo en equipo, son los responsables de que actualmente las sesiones de team building sean una dinámica común entre las empresas que buscan mejorar la productividad de sus empleados a través de la motivación y la cohesión grupal para conseguir que a raíz de estas prácticas sean capaces de trabajar juntos de un modo mucho más efectivo y eficiente.

En este tipo de reuniones se trabajan características importantes para que un grupo funcione y esté organizado mediante la autoevaluación de cada uno de los participantes, la confianza en el equipo y el compañerismo además de fomentar el crecimiento personal y profesional a través de la demostración de la valía individual dentro de los trabajos en equipo.

Se trata normalmente de competiciones ficticias entre diferentes grupos de empleados para conseguir que el trabajo en equipo y la coordinación entre los miembros para realizar las actividades marcadas conociéndose mejor e interrelacionándose entre ellos con el objetivo de convertirse en el “equipo ganador” del evento.

Aunque existen todo tipo de actividades de team building muchas de ellas no competitivas: comidas de empresa, viajes en grupo, actividades deportivas, asistencia a eventos interesantes y motivadores, exposiciones de temas en jornadas colectivas, etc.

Team Building deportivo, las actividades más demandadas

El team building se centra siempre en actividades lúdicas que, como comentábamos, pueden centrarse en todo tipo de temáticas. Sin embargo, las más demandadas por las empresas son aquellas relacionadas con algún tipo de deporte.

Y es que precisamente la idea del team building proviene del espíritu deportivo y la filosofía de trabajo en grupo tradicional de deportes de equipo. Los deportistas tienen que aprender a confiar en sus compañeros y asumir su rol dentro del equipo para aportar todo lo que puedan y conseguir entre todos ganar, y esto traducido al mundo empresarial se centra en la mejora de la gestión y la productividad para incrementar los beneficios: conseguir el éxito.

Así, la filosofía de deportes como el remo, el senderismo o escalada, o algunos más comunes como el fútbol y otros deportes de estrategia, ayudan a que los participantes formen parte de una estrategia común para lograr su objetivo.

La defensa y protección del equipo y demostrar su valía individual se hacen también evidentes en algunos como, los muy de moda desde hace años, paintball o las carreras de karts. Deportes que además de ser activos y mantener al equipo en buena forma física son diferentes y los empleados no suelen practicarlos a menudo por lo que convierte el team building en unas jornadas de lo más originales.

Las empresas que dediquen tiempo a la puesta en marcha de este tipo de jornadas estarán reforzando los “tres pilares básicos para fomentar el trabajo en equipo entre los trabajadores: motivación, equipo, experiencias”.

Las actividades deportivas al aire libre, originales y con cierta adrenalina de por medio, están entre las preferidas por las empresas para practicar team building y acercarse a sus empleados de una forma diferente.

¡Nos vemos en proximas entradas!

 

Publicado en Opinión, Vivencias

Citas imprescindibles 124

Henry-David-Thoreau

“El precio real de algo es la cantidad de vida que entregas a cambio.”

 

Henry David Thoreau 1817 – 1862

Publicado en Citas, Opinión

Herramientas de LinkedIn que debes conocer

Linkedin

Usa la fuerza de las herramientas LinkedIn y déjate tentar por el lado oscuro en tu empresa.

No hay duda, LinkedIn se ha convertido en una de las redes sociales más poderosas del Marketing Digital. Con más de 400 millones de usuarios, LinkedIn es la red profesional más grande del mundo. Si la dominas conseguirás clientes, socios, inversores y empleo. No está mal ¿no? Pero, ¿realmente le sacas todo el partido posible a tu perfil de LinkedIn? En LinkedIn no vale con crearse simplemente una cuenta sino que, además, debes ser un miembro activo de esta red. Para ello existen numerosas herramientas LinkedIn que pueden ayudarte a mejorar tu visibilidad y a sacar todo ese partido del que hablamos. ¿Quieres conocerlas?

Locksmith for LinkedIn

Otro plugin que hace “magia”. Esta vez, también con tu cuenta gratuita, podrás acceder al perfil completo de todos esos contactos de 3er grado de los que LinkedIn sólo te muestra la información más básica, mientras te tienta a hacerte una cuenta Premium.

Evercontact

Es una extensión para Chrome que extrae la información de contacto de cualquier persona en la que estés interesado para, después, añadirla a tu Gmail. Sólo tendrás que acceder al perfil de LinkedIn de esa persona y, como un pequeño chivato, te generará una ficha con el teléfono, email, nombre, etc. Su funcionamiento es muy sencillo y muy cómodo. Podrás tener tu agenda de contactos en un pispás.

FiveHundred Plus

Es una de las herramientas LinkedIn de gestión de contactos que te permitirá ver las relaciones que has tenido con otros usuarios. Además podrás programar cuándo será la próxima vez que contactes con ellos (semanal, mensual, trimestral y anual) para así no quedar en el olvido. Una de las principales ventajas es que, además de ser gratuita, en el momento que arrastras un contacto al tablón de FiveHundred Plus, te aparecerá una ventana que te mostrará cómo puedes interactuar con tu contacto: por email, mensaje privado, por teléfono, etc.

LinkedIn Connected

¡Mantén la relación con tus contactos! Como ya hemos dicho en otros post, “quien tiene una buena red de contactos, tiene un tesoro”. ¡Cuídala! Y con esta app de Linkedin lo tendrás mucho más fácil. Sólo tendrás que descargártela, iniciar sesión con tu cuenta de LinkedIn y ya podrás estar informado de las últimas novedades de tus contactos. Sabrás si tienen un nuevo trabajo, si cumplen años… La oportunidad perfecta para saludarles y que se sientan especiales. Si tienes oportunidad, te recomiendo que integres esta app en tu móvil como un complemento de LinkedIn.

StarFinder

Una interesante extensión de Chrome que “puntúa” a un usuario en función del número de contactos que tiene, las recomendaciones, validación de aptitudes… Así podrás saber el impacto que tiene tu perfil y compararlo con el de tus competidores. Un interesante plugin que te ayudará a saber si tienes una buena nota, o si estás haciendo algo mal.

LinkedIn ConnectionRevealer

Una limitación que tiene LinkedIn es que cuando visitas un perfil con más de 500 contactos, no te muestra el número exacto. Con este plugin ya nadie podrá ocultarte esa cifra.

Rapportive

¡Pon cara a tus contactos! Rapportive es una plugin gratuito que se instala dentro de tu cuenta de Gmail y que te mostrará, en la parte derecha, una gran cantidad de información sobre tus contactos: el nombre, el perfil de LinkedIn, el empleo actual, la fotografía, qué contactos tienes en común… y muchas más cosas. Una forma muy cómoda de contactar con otros usuarios de LinkedIn sin salir de tu Gmail.

Simply Measured

Una de las herramientas LinkedIn de analítica que te permitirá saber el impacto que están teniendo tus publicaciones en tu página de empresa en LinkedIn. Con la versión de pago, además, podrás obtener informes sobre el horario en que más comentarios realizan en tu página, usuarios más activos, palabras más usadas en los comentarios…

Discoverly

Un plugin de Chrome muy curioso y muy cotilla. Con Discoverly podrás visualizar, con sólo instalar la extensión, qué otros perfiles sociales tiene tu contacto de LinkedIn. Sólo tendrás que descargarte la extensión, ir a tu perfil de LinkedIn, buscar un contacto y pulsar el icono del plugin. Una vez hagas esto, te aparecerá una ventana donde podrás ver: su dirección de Facebook (si la tiene), los amigos que tenéis en común, su cuenta de Twitter, los últimos tuits que ha realizado ese usuario… Así podrás saber un poco más sobre tu contacto.

Resume Builder

Una aplicación de LinkedIn que te permitirá crear tu Curriculum Vitae en un abrir y cerrar de ojos. Resume Builder cogerá la información que has introducido previamente en tu perfil de LinkedIn y la convertirá en un PDF. ¿Cómo funciona? Sólo tendrás que registrarte con tu cuenta de LinkedIn y dar a continuar. Una vez dentro, podrás crear tu propio CV dando a “new resume” y podrás ver un menú con todas las secciones que aparecen en el perfil de LinkedIn. Si alguna sección no quieres que aparezca, podrás quitarla y ¡listo! Una manera rápida y útil de tener tu CV en pocos minutos. Además, podrás compartirlo en varias redes sociales como Twitter, Facebook y LinkedIn.

LinkedIn Pulse

¿Quieres estar siempre informado de las últimas noticias de tu sector? Con la app de noticias de Linkedin, lo tendrás muy fácil. ¿Cómo funciona? Sólo tendrás que descargar la aplicación en tu móvil y entrar con tu cuenta de LinkedIn. Una vez dentro, Pulse te mostrará las publicaciones de tu red de contactos y podrás personalizar el contenido que quieres leer mediante el buscador de Pulse, y dando a “follow”. Así podrás leer a las personas más influyentes o empresas que te interesen. Además, cada vez que se publique un nuevo artículo, tendrás una notificación con “la última hora” en tu móvil. Así de sencillo.

LinkedIn Job Search

¿Buscas nuevos retos profesionales o un cambio de trabajo? Entonces esta app de LinkedIn te vendrá de perlas. Sólo tendrás que descargarte la aplicación y acceder con tus datos de LinkedIn. Es muy intuitiva y podrás realizar un primer filtro por ubicación, cargo y palabra clave. Además, si lo deseas, te permite filtrar también por empresa, función laboral, sector y nivel de experiencia. Y para que no se te escape ninguna oportunidad, LinkedIn Job Search, te ofrece la posibilidad de crear una alerta de empleo ¡ah! Y la privacidad es absoluta. LinkedIn no publicará ninguna notificación como que has solicitado un empleo. Así que… tranquilo.

LinkedIn Ads

La publicidad en LinkedIn es una gran oportunidad para las empresas B2B, por eso no podían faltar herramientas LinkedIn para ello. En cuestión de minutos tendrás un anuncio montado en LinkedIn Ads y de forma muy sencilla. ¿Dónde podrás ver tu anuncio? Aparecerá en dos lugares en LinkedIn: en la barra lateral, con una foto y el texto, y en la parte superior de LinkedIn. La gran ventaja de esta herramienta es que podrás afinar al público al que te quieres dirigir. En general, cuanto más segmentado esté tu anuncio, mejores resultados obtendrás y conseguirás llegar al público objetivo que persigues.

Connectifier Social Links

Una extensión muy interesante para profesionales de recursos humanos. Lo que hace esta extensión gratuita es sacar los “enlaces sociales” de los perfiles que visitas en LinkedIn. Es decir, si un usuario de LinkedIn tiene enlazado su perfil de Twitter y Facebook, esta herramienta te da los enlaces a sus perfiles en estas redes. Ahorra mucho tiempo de búsqueda por la red.

¡Hasta aquí las 14 herramientas LinkedIn! Ya sabes que existen infinidad de herramientas para LinkedIn, pero seguro que muchas de éstas te parecen un buen descubrimiento. Ahora es tu turno.

 

¡Nos vemos en proximas entradas!

Publicado en Herramientas, Opinión
Sobre el autor:

Antonio María Fernández de Puelles de Torres-Solanot
-Ingeniero en Informática de Gestión
-Certificado en ITIL V3
-Certificado en CMMI
-Máster en Business Intelligence, Big Data, Professional Qualification in Management & Leadership

Follow CALIDAD EN GESTIÓN DE PROYECTOS on WordPress.com
octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031