Citas imprescindibles 188

“Si lograste engañar a una persona no quiere decir que sea tonta,

quiere decir que confiaba en ti mas de lo que merecías.”

Charles Bukowski 1920 – 1994

Publicado en Citas, Opinión

Aprender a delegar funciones

“Sólo yo puedo hacer bien esta tarea”. “Me cuesta más explicar a mis compañeros cómo hacerlo que sacarlo adelante por mí mismo/a”. “Por los motivos que sean, quiero asumir toda la responsabilidad del proyecto.”. Seguro que en alguna ocasión has vivido esta situación laboral. Bien en tus propias carnes o bien experimentada por un compañero de trabajo. Vamos a ver cómo hay mejores opciones que los pensamientos anteriores.

Mejorar la organización del trabajo al delegar funciones

En ocasiones es muy costoso cambiar el chip. Pero con el tema de delegar tareas en el trabajo, la filosofía debe dar un cambio radical. Los mayores triunfos empresariales se han logrado delegando el trabajo, así que si sigues pensando que delegar es para perdedores… ¡Te estás alejando del éxito!

Beneficios objetivos de delegar funciones

  • No existe una sola forma de hacer las cosas.

Confiar en tus compañeros te permitirá abrir las posibilidades y descubrir nuevos métodos más eficaces. Del mismo modo, te servirá para contrastar si tus sistemas son realmente eficaces al poder enfrentarlos a otra manera de actuar.

  • Delegar funciones para asumir otras distintas.

Si quieres avanzar tendrás que asumir nuevos retos. Deberás dejar tareas menos importantes en manos de otros compañeros para hacer frente a objetivos mayores. Es absolutamente imposible crecer sin invertir esfuerzos en cosas de mayor valor.

  • No eres (desgraciadamente) ni inmortal ni omnipresente.

Tarde o temprano te ausentarás: por reuniones, por vacaciones, por el motivo que sea. Si antes de ese momento no has delegado, la organización del trabajo se verá afectada. Sin embargo, si te has preocupado de ir formando a tus compañeros, jamás habrá tareas en stand by porque tú estés ausente.

  • Aplica la filosofía de la “multiplicación de los esfuerzos”.

En lugar de aprender y ejecutar, difunde todo tu aprendizaje para que tus “pupilos” hagan lo mismo. De esta forma estarás creando una red de conocimientos en lugar de absorberlos tú todos.

El proceso para delegar funciones de manera eficaz

En 5 sencillos pasos vamos a orientarte para que mejores la organización del trabajo en tu empresa sólo aprendiendo a delegar. Es un proceso que habrá que afianzar en el tiempo, pero con estos consejos podrás sentar las bases.

  1. Define los objetivos. Ten muy claro qué tarea hay que realizar y qué objetivos deben cumplirse. Será vital tener claros estos puntos para que las personas en quienes delegues puedan realizar las tareas correctamente.
  2. Sienta las bases dedicándole tiempo a la formación. Probablemente, dentro de este proceso, enseñarle a la persona encargada de realizar es la parte más importante. Con tu explicación debe entender perfectamente qué hay que hacer, por qué le pides que lo haga y con qué herramientas podrá hacerlo mejor.
  3. Delega responsabilidad y confianza. En cuanto a la parte actitudinal, el compañero al que formes debe sentir que le otorgas la máxima seguridad. Para rendir correctamente, debe recibir de ti seguridad y motivación. Esto le permitirá preguntar todas las dudas que pueda tener y rendir al máximo gracias a una buena autoestima.
  4. Concreta el final de las acciones. Acuerda una fecha de entrega y los métodos en los que se hará. Obviamente, las personas en quien delegues deben conocerlo y compartirlo.
  5. Comparte el resultado. Tanto si el desenlace es exitoso como si es negativo, debes repartir las consecuencias. Si es un logro, deberás felicitar a aquellos que han asumido las nuevas responsabilidades. Si por el contrario, el proceso no ha llegado a buen puerto, jamás puedes culpabilizar por completo a tus compañeros. Tú has sido partícipe al delegar y probablemente tengas parte de culpa.

Como hemos visto, te sobran motivos para delegar funciones y conseguir mejorar así la organización del trabajo. Sólo necesitas seguir los pasos que te indicamos y ser persistente a la hora de delegar. Porque es un proceso laborioso y verás sus frutos a medio plazo.

¡Nos vemos en próximas entradas!

Publicado en Buenas practicas, Metodologías, Opinión

Citas imprescindibles 187

“La paz verdadera siempre es posible. Sin embargo, requiere fuerza y práctica, especialmente en tiempos de grandes dificultades.

Para algunos, la paz y la no-violencia son sinónimos de pasividad y debilidad.

En realidad, practicar la paz y la no-violencia no es nada pasivo.

Practicar la paz, hacer que la paz viva en uno mismo, significa cultivar de forma activa la comprensión, el amor y la compasión, incluso frente a los malentendidos y conflictos.”

Thich Nhat Hanh 1926 – Actualidad

Publicado en Citas, Opinión

Mantener la motivación en el largo plazo

La automotivación es uno de los elementos clave que componen la inteligencia emocional. Las personas que han desarrollado esta habilidad alcanzan con mayor frecuencia sus objetivos, son más independientes y poseen una autoestima elevada, debido a que se ven capaces de superar inconvenientes, generar soluciones y perseverar.

¿Tenemos todas las personas la capacidad de automotivarnos sin incentivos u obligaciones externas que lo hagan por nosotros? ¿Por qué motivo algunas personas se sienten motivadas en su día a día y otras caen en la apatía abandonando sus objetivos al poco tiempo de proponerselos? El motivo por el que muchas veces nos cuesta alcanzar nuestras metas pasa por dar una respuesta a estas preguntas, y para ello es bueno entender lo que significa automotivarse.

El concepto de automotivación

La automotivación es la capacidad de extraer de uno mismo el empuje necesario para realizar las conductas adecuadas que le acerquen a sus metas propuestas. Es ser capaz de auto-proporcionarse el interés, las razones y el entusiasmo necesario para seguir con sus proyectos. Y sí, es algo que está al alcance de todos.

Ahora bien, ¿por qué fallamos siempre en la consecución de nuestras metas? Es sencillo. Por la falta de hábitos que nos acerquen a ellas.

El cerebro humano tiene un sistema economizador de energía que hace que por inercia tienda a realizar día tras día las conductas que lleva repitiendo durante años. Digamos que prefiere no pensar demasiado y recurrir a lo que ya conoce.

Es por ello que cuando intentamos acercarnos a un objetivo y meta propuesta solemos desistir al cabo de poco tiempo. La tendencia a la rutina de nuestro cerebro puede más que nuestra fuerza de voluntad. Acabamos frustrándonos al ver que por muchas ganas que le pongamos no conseguimos modificar nuestros comportamientos, y por ello nos desmotivamos.

Un plan de trabajo para alcanzar nuestras metas

Entonces… ¿Cómo añadimos un nuevo hábito a nuestras vidas sin abandonarlo a los pocos días? Lo primero que necesitamos es un plan de trabajo.

Contrariamente a lo que podemos pensar, no tan importante es marcarse un tiempo límite (en 30 días tengo que haber perdido 7 kilos) como diseñar un plan de acción que te permita cada día acercarte más a tus metas.

En plan de acción ha de ser lo más detallado posible. Si seguimos con el ejemplo de la pérdida de peso, lo ideal sería elegir cada noche lo que se va a comer al día siguiente con todo lujo de detalles, sin dar pie a la improvisación. No es recomendable que dicho plan sea demasiado restrictivo (lo cual podría suponer un sobreesfuerzo que nos llevaría a abandonarlo rápidamente), basta con que nos proporcione un marco estructurado con un par de elementos nuevos ligados a nuestras metas.

Si nuestro plan de trabajo está perfectamente detallado y encuadrado dentro de nuestro horario, será tan sencillo como seguirlo a raja tabla sin pararnos a dudar cual será el siguiente paso, porque es ahí donde nuestro cerebro economizador tirará de los recursos anteriormente utilizados.

Búscate una agenda o calendario y empieza hoy mismo a diseñar tu semana, y luego simplemente sigue las indicaciones que tú mismo has diseñado al igual que dejas que un GPS te acerque a tu destino.

Pautas prácticas para automotivarse

Una vez tengo diseñado el plan de acción, ¿cómo hago para manenerme automotivado para llevarlo a cabo?

1. Tómatelo en serio

Has decidido fijarte esa meta después de una reflexión consciente porque sabes que es lo mejor para ti y lo que quieres en tu vida. Y no hay nada más importante que eso. Es por ello que no sirven las distracciones o los cambios en el horario, trata de ser estricto y comprometido con lo que te has propuesto.

2. Realiza ejercicios de visualización a corto, medio y largo plazo

Trata de imaginar cómo será tu vida si cambian tus rutinas, ten presente que lo que hagas en este momento tendrá repercusión en el futuro. Eso ayudará a que no caigas en la procrastinación o síndrome de “ya lo haré mañana”.

3. Practica la atención consciente 

Esto te ayudará a dejar de funcionar en piloto automático y conseguir tomar decisiones de manera coherente. Añade un par de horas a la semana de Mindfulness o meditación, te ayudarán a estar en el aquí y ahora y tomar mejores decisiones.

4. Cuéntale a todo el mundo tu plan

Debido al Principio de Coherencia, te sentirás “ligado cognitivamente” a tus palabras y tratarás con más ahinco de cumplir lo hablado.

5. Respeta tus horarios de sueño y haz ejercicio tres veces por semana 

Necesitarás energía y lucidez para llevar a cabo tus nuevos hábitos, es por ello que necesitas estar descansado y con el cerebro oxigenado.

6. Observa cada una de tus conductas 

Plantéate hasta qué punto te acercan o te alejan del objetivo que quieres alcanzar. Realiza si es necesario autoregistros; te permitirán observar de manera visual en qué punto te encuentras y qué necesitas modificar.

7. Elige metas o diseña proyectos que te apasionen

Esta es la mejor manera de mantener la motivación.

8. Prémiate cada cierto tiempo por los logros conseguidos

Utiliza el autorefuerzo positivo y sé tu el que regule las recompensas, sin esperar que vengan de fuera.

Y por último…

Recuerda que tomar cada día buenas o malas decisiones está en ti. Ten en cuenta que tus resultados son el fruto de tus hábitos, pues vivimos en un mundo regido por la ley de Causa y Efecto. Tu “yo del futuro” te agradecerá que tus acciones de hoy sean saludables y coherentes con tu plan de vida. 

¡Nos vemos en próximas entradas!

Publicado en Buenas practicas, Metodologías, Opinión
Sobre el autor:

Antonio María Fernández de Puelles de Torres-Solanot

– Ingeniero en Informática de Gestión

– Certificado en ITIL V3

– Certificado en CMMI

– Máster en Business Intelligence, Big Data, Professional Qualification in Management & Leadership

– Máster en Dirección de Comercio Intenacional

– Estudiante de grado en Trabajo Social

Follow CALIDAD EN GESTIÓN DE PROYECTOS on WordPress.com
mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31