¡¡¡Citas imprescindibles 200!!!

“La salud es la mayor posesión. La alegría es el mayor tesoro. La confianza es el mayor amigo.”

Lao-Tse 571 a. C.

Publicado en Citas, Opinión

¿Como financiar un nuevo proyecto?

Claves para obtener financiación para un proyecto emprendedor:

  • Es indispensable contar con capital para poner en marcha el proyecto
  • Han surgido nuevas alternativas de mecenazgo en plataformas colectivas

A la hora de emprender es importante contar con ganas e ilusión, pero lo realmente indispensable es tener el capital suficiente para poner en marcha el proyecto. En las próximas líneas se detallan las opciones de financiación tanto públicas como privadas con las que cuenta el emprendedor para conseguir el apoyo económico que necesita.

La utilidad de las mismas depende en gran parte de la fase en que se encuentre el proyecto emprendedor y de la cuantía necesaria.

Autofinanciación o financiación propia

Al margen de que se recurra a otras fórmulas, la financiación propia es básica cuando se trata de apostar por el emprendimiento. Además, los inversores privados solo inyectan capital si el propio fundador asume también riesgos, bien aportando capital ahorrado que proporcionará independencia y desahogo o bien por medio de la capitalización del paro, una opción que permite cobrar en un sólo pago todo o parte del importe pendiente de la prestación contributiva por desempleo tras haber trabajado por cuenta ajena.

Pero no siempre el capital aportado es dinerario que también se puede contribuir con otro tipo de bienes como bienes muebles como equipos informáticos o muebles de oficina o bienes inmuebles como propiedades.

Financiación particular: Family, friends and fools

Es un tipo de financiación que recurre al círculo más cercano para pedir apoyo económico. El término anglosajón, en castellano familia, amigos y locos, hace referencia a aquellos allegados más proclives a prestar ayuda sin condiciones.

Inversores privados

Existe una gran variedad de inversores privados que han tenido mucho que ver en la puesta en marcha y el éxito de startups y otros proyectos de emprendimientos.

Entre esa variedad destacan los llamado Business Angels que suelen inyectar grandes cantidades de capital, experiencia y conocimiento en la empresa en la que participa activamente durante un amplio periodo de tiempo habitualmente.

También despunta como fuente de financiación privada el capital de riesgo, en el que una sociedad inversora especializada aporta cantidades de dinero superiores a los Business Angels para contribuir a la fase de crecimiento o expansión del negocio. La empresa inversora tiene una posición minoritaria y permanece durante un periodo de tiempo menor que los Business Angels.

Financiación bancaria

Cuando se trata de convertir una idea en un negocio el impulso económico también puede venir de entidades bancarias que a través de préstamos, créditos y microcréditos prestan dinero a determinado tipo de interés y a devolver en los plazos establecidos.

En el apartado de préstamos, estos pueden ser a medio o largo plazo o de tipo hipotecario. La diferencia sustancial respecto al crédito bancario es que el interés se aplica sobre el total y no sobre la cantidad utilizada. En caso de no poder acceder a un crédito tradicional por falta de garantías se puede optar por los llamados microcréditos.

Si hay una fórmula dentro de la financiación bancaria a la que recurren autónomos y pymes esa es las líneas de financiación pública del Instituto de Crédito Oficial, conocidas como líneas ICO, que se pueden solicitar en una gran parte de entidades bancarias.

Financiación pública: subvenciones y bonificaciones

Suponen para el emprendedor un pequeño impulso, pero no se ha de supeditar la viabilidad del proyecto a una subvención. Son varias las opciones que facilita la Administración Pública en este sentido: desde la propia capitalización del paro, pasando por las subvenciones autonómicas para el fomento del empleo autónomo o las bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social para nuevos autónomos y aquellas dirigidas a la contratación de personal.

Las fórmulas de financiación pública cambian de forma continua; por ello lo más recomendable es su consulta cada cierto tiempo.

Plataformas colectivas: crowdfunding y crowdlending

En los últimos tiempos han surgido nuevas alternativas de mecenazgo sustentadas en plataformas colectivas. El crowdfunding, por ejemplo, es una fórmula que ha cosechado grandes éxitos. Se trata de un modelo de micromecenazgo masivo que ofrece como contraprestación recompensas, participaciones, intereses sobre el préstamo, etc, en función del tipo de financiación colectiva en la que participen.

También es destacable el sistema crowdlending, en el que una empresa de inversores anónimos bajo la forma de negocio del marketplace, apuestan por un proyector emprendedor a cambio de la devolución con intereses del capital invertido en los plazos establecidos.

En definitiva, el emprendedor cuenta diferentes fórmulas de financiación para comenzar su proyecto, todas ellas bajo el paradigma entre la tradición y la innovación.

¡Nos vemos en próximas entradas!

Publicado en Herramientas, Opinión

Citas imprescindibles 199

“Todos tenemos los amigos que nos merecemos y los enemigos que nos toca en suerte.”

Antigono 382 a.C. – 307 a.C.

Publicado en Citas, Opinión

Ventajas y dificultades con la entrada de nuevos socios

La entrada de nuevos socios es uno de los momentos más desafiantes para una empresa, especialmente en el caso de las pymes. Antes de dar el paso, conviene reflexionar sobre cuáles son las ventajas que podemos obtener y cómo aprovecharlas lo mejor posible y también sobre los riesgos y amenazas que puede conllevar.

Las ventajas de la entrada de nuevos socios

Se trata de un proceso beneficioso en varios aspectos. Estos son algunos de los más importantes.

Facilita acceder a más financiación

Una posibilidad es que los nuevos socios entren a través de una ampliación de capital en la que harían aportaciones de dinero o de otro tipo de bienes y derechos de interés para la empresa. También pueden reforzar la solidez del proyecto, de forma que sea más fácil acceder a financiación ajena.

Nuevos contactos

Cada nuevo socio puede proporcionar a la empresa un conjunto de relaciones con personas que pueden contribuir a descubrir nuevos caminos. Por ejemplo, cuando se decide una fusión que implique tener nuevos socios es habitual que la clientela y las relaciones con los proveedores sean un elemento muy importante al valorar los negocios, aunque no figuren como un activo contable.

Es una oportunidad para depurar el proyecto y mejorar la comunicación

Por un lado, los socios más veteranos intentarán trasladar de la mejor forma posible el proyecto a los potenciales inversores. Eso lleva a preguntarse por sus fortalezas y debilidades y a hacerse preguntas y encontrar respuestas que ayudan a conocer mejor la empresa. Por otro lado, los nuevos socios pueden tener una distancia suficiente como para descubrirnos fallos que nos habían pasado inadvertidos.

Facilita la salida de socios que quieren abandonar el proyecto

En un momento dado, un socio puede querer abandonar la empresa. Si no existen nuevos socios alternativos, las posibilidades son complejas, ya que uno o varios de los existentes se hagan con su parte no siempre es posible. 

Las dificultades de la entrada de nuevos socios

Sí, hay muchas ventajas, pero no es un proceso sencillo. Es habitual que haya que sopesar problemas como los siguientes.

El coste del proceso de búsqueda

No siempre es fácil encontrar al nuevo socio. En otros casos, existen diferentes alternativas, pero no se ve claro cuál puede ser el más adecuado. Se hace necesario dedicar tiempo, esfuerzo y recursos a la tarea de búsqueda del mejor socio.

La posible pérdida de control de la empresa

Muchos potenciales inversores no se conforman con una participación, sino que quieren ser determinantes en las decisiones de la empresa. A partir de su posible entrada en el negocio, el papel de los antiguos propietarios puede pasar a ser secundario

El coste de adaptación a las iniciativas de los nuevos socios

Adquieran o no el control, lo habitual es que la llegada de nuevos socios implique nuevas formas de hacer en la empresa. Y toda transformación, aunque pueda tener muchas ventajas, implica un proceso de adaptación que hay que tener muy bien planificado y, en todo caso, hay que ser conscientes de los riesgos que implica.

El choque cultural

Se produce cuando los antiguos socios, e incluso la plantilla o los propios clientes habituales de la empresa, tienen una forma de ver el negocio que es incompatible con la de los nuevos socios.

¡Nos vemos en próximas entradas!

Publicado en Opinión, Vivencias
Sobre el autor:

Antonio María Fernández de Puelles de Torres-Solanot

– Ingeniero en Informática de Gestión

– Certificado en ITIL V3

– Certificado en CMMI

– Máster en Business Intelligence, Big Data, Professional Qualification in Management & Leadership

– Máster en Dirección de Comercio Intenacional

– Estudiante de grado en Trabajo Social

Follow CALIDAD EN GESTIÓN DE PROYECTOS on WordPress.com
octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031