Citas imprescindibles 224

«Los árboles que tienen las mejores frutas son aquellos que tardan en crecer.»

Molière 1622 – 1673

Anuncio publicitario
Publicado en Citas, Opinión

Sobre la conciliación laboral

Conciliar es «poner de acuerdo o en paz a quienes estaban en desacuerdo o en lucha»

Diccionario María Moliner.

Como se desprende de esta definición, un problema importante de nuestra sociedad es el «enfrentamiento» que existe entre el desarrollo de la vida familiar y personal y el desarrollo de la vida profesional y por tanto, de la necesidad de armonizar ambos.La conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como:

«La participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes».

Palabras para la Igualdad – Óptima Plana

Conciliar la vida personal, familiar y laboral es un derecho de la ciudadanía y una condición fundamental para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres.

La conciliación personal, familiar y laboral garantiza:

  • Que padres y madres puedan acceder al mercado de trabajo y permanecer en él sin que su situación familiar sea un elemento que afecte negativamente a las posibilidades de acceso al empleo o al acceso a puestos de responsabilidad.

  • Que los hijos e hijas puedan ser cuidados y educados por sus progenitores.

  • Que las personas dependientes puedan ser atendidas por sus familias cuando ellas así lo deseen y sea posible atenderlas.

La conciliación personal, familiar y laboral facilita que cualquier persona trabajadora pueda mantener al mismo tiempo una carrera profesional plena y a la vez ejercer su derecho al cuidado de su familia, el desarrollo de su personalidad, su formación o el disfrute de su ocio y tiempo libre

.

¿Quiénes deben participar en la conciliación de la vida personal, familiar y laboral?.

  • Las familias: Los hombres y mujeres compartiendo equitativamente el reparto de las responsabilidades domésticas y familiares, rompiendo de esta manera los roles de género preestablecidos. Esto es, la corresponsabilidad sobre la distribución del tiempo. Del mismo modo los hijos e hijas deberán participar también en las tareas domésticas y familiares de acorde con su nivel de responsabilidad y desarrollo.
  • Las empresas: aplicando políticas de igualdad, e implantando medidas de conciliación laboral, personal y familiar entre sus plantillas.
  • Las Administraciones Públicas: apoyando la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y diseñando políticas públicas familiares. 
  • Los sindicatos: impulsando la inserción de medidas de conciliación personal, familiar y laboral en la negociación colectiva.
  • Los trabajadores y trabajadoras, ejercitando su derecho a la conciliación de una forma responsable.

¡Nos vemos en proximas entradas!

Publicado en Buenas practicas

Citas imprescindibles 223

«Una persona inteligente se repone de un fracaso.»

«Una persona mediocre jamas se recupera de un éxito.»

Séneca 4 A.C – 65 D.C.

Publicado en Citas, Opinión

Factores para superar la actual crisis empresarial

Ayudas públicas como los créditos ICO y las moratorias concursales lanzadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis provocada en las empresas por la pandemia de Covid han sido fundamentales para evitar el cierre de muchos negocios. De ahí que la finalización de dichas ayudas, prevista para este ejercicio, anticipe un incremento de las quiebras. De hecho, un reciente informe indica que dichas solicitudes pueden incrementarse en cerca de un 25% sobre la media en el segundo semestre de año.

Para evitar que estas malas previsiones se cumplan es necesario tener en cuenta aquellas virtudes que dan la posibilidad a muchas compañías de mostrar una adecuada resistencia a las crisis que hemos padecido a lo largo de este siglo, que no han sido pocas. De hecho, la crisis financiera, la de deuda, la del Covid y ahora la generada por la guerra de Ucrania suponen un buen número de pruebas de fuego que muchos han sabido superar.

Lejos de lo que se pueda pensar, los análisis que muestran la capacidad de una empresa para resistir a una compañía, algo que desde hace unos pocos años los expertos llaman resiliencia, no están solo al alcance de las multinacionales. Muy al contrario, cualquier negocio con independencia de su tamaño puede conocer su capacidad de resiliencia.

Dicha información se obtendrá de la suma de posiciones de negocio independientes que serán las que realmente desvelen si la empresa está preparada para resistir al estrés económico que una crisis supone. Los factores que se deben tener en cuenta son los siguientes:

Solidez y amplitud del negocio
Este factor tiene en cuenta la diversificación, capilaridad y amplitud de la oferta de productos y servicios, así como su posicionamiento a nivel geográfico y su público objetivo. En este caso las mayores cifras son siempre las más indicadas. Ya que es fundamental que los mercados, el mercado objetivo y el porfolio de una empresa sean los más amplios posibles para poder así resistir a las épocas de vacas flacas. Y es que salta a la vista que una empresa presente en 20 países con 20 productos lo tendrá más fácil que otra que es local y basa sus ingresos en una o dos referencias. Un buen ejemplo de ello lo tuvimos en el pasado con la crisis financiera a raíz de la caída de Lehman Brothers en EEUU. Dicha recesión impactó de pleno en las cajas de ahorros a las que hubo que rescatar con más de 60.000 millones, porque concentraban su negocio en un entorno local, además de tener un cliente tipo que se vio muy afectado por el negativo contexto económico.

Capacidad de adaptación
En tiempos de crisis es imprescindible poder cambiar rápidamente la estructura de costes de un negocio para poder adaptarse a una importante caída de la demanda. Esta es la razón que ha llevado a muchas firmas a externalizar partes no críticas del negocio. Así es más sencillo prescindir de áreas cuya utilidad en los malos momentos es escasa. En este sentido, los rápidos cambios realizados por distintos restaurantes buscando alianzas para poder ofrecer el servicio a domicilio demostró una encomiable capacidad de adaptación durante la pandemia.

Solvencia financiera
Es cierto que una empresa que no tenga deudas suele significar que rehuye inversiones que impulsen los ingresos. Pero también es verdad que cuando llegan las vacas flacas y la facturación se resiente, es fundamental gozar de una sólida posición de tesorería o caja, para hacer frente a los compromisos financieros. La reciente crisis de Covid ha dejado patente los problemas de muchas pymes, que se han visto incapaces de afrontar sus pagos ante el frenazo en seco de los ingresos.

Capacidad de innovación
Este aspecto del negocio está muy relacionado con la capacidad de anticipación. Pero es que la realidad ha dejado patente que aquella empresa que no apuesta por innovar suele comportarse de un modo mucho más lento a la hora de cambiar y adaptarse a las nuevas necesidades que una crisis provoca. En el buen sentido, es encomiable la rapidez con la que sectores como el textil o la distribución alimentaria se han lanzado al canal digital durante los confinamientos. Esa facilidad para reorientar el negocio ha salvado muchas firmas.

Dependencia logística
Una huelga organizada por los camioneros ha dejado supermercados desabastecidos. En lo más duro de la pandemia, casi todo Occidente fue incapaz de proteger como se debía a la población y al personal sanitario ante la carencia de EPIS y mascarilla. Y qué decir de la industria del motor que ahora mismo sufre la carencia de semiconductores. O de la elevada dependencia de la UE al gas ruso, que ha disparado el precio de la energía. Estos ejemplos dejan patente que la dependencia en el ámbito logístico es una lacra a la hora de enfrentarse una crisis. Las empresas deben aprender la lección y dotarse de alternativas.

Compromiso ESG
Hasta el momento, la sostenibilidad o el buen gobierno no eran factores claves a la hora de afrontar una recesión con más o menos garantías. Pero es obvio que, en el futuro, la empresa que ignore los compromisos ESG está abocada a sufrir con mayor hondura los efectos de una crisis.

¡Nos vemos en proximas entradas!

Publicado en Opinión
Sobre el autor:

Antonio María Fernández de Puelles de Torres-Solanot

– Ingeniero en Informática de Gestión

– Certificado en ITIL V3

– Certificado en CMMI

– Máster en Business Intelligence, Big Data, Professional Qualification in Management & Leadership

– Máster en Dirección de Comercio Intenacional

– Empresario

– Estudiante de grado en Trabajo Social

Follow CALIDAD EN GESTIÓN DE PROYECTOS on WordPress.com
diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031